Juventudes Marianas Vicentinas

La Asociación de JUVENTUDES MARIANAS VICENTINAS de Colombia, hace parte de la Asociación Internacional de Hijos e Hijas de María, que tuvo su origen en 1830 en Paris (Francia) en la calle de Bac, en las apariciones de la Santísima Virgen a Santa Catalina Labouré, con el mensaje expreso de organizar grupos de jóvenes que se le consagren. La Asociación de las Juventudes Marianas Vicentinas es Eclesial, Mariana, Misionera, Vicentina y Laical.

Reproducir vídeo

"Contemplar, Amar y Servir"

Eclesial

Es una Asociación de Jóvenes laicos inscritos en el Registro permanente del Consejo Pontificio para los laicos, dentro del marco de las Asociaciones Católicas Laicales, Nacionales e Internacionales.

En Colombia la Asociación está adscrita al Secretariado Permanente del Episcopado Colombiano (SPEC), Departamento de la Juventud, como uno de los secretariados que enriquecen la Iglesia Nacional.

Invita a los jóvenes a vivir la Eclesialidad desde el laicado, mediante el testimonio de vida, el estudio y la profundización de los Documentos de la Iglesia y el trabajo evangelizador. Los invita también, explícitamente, a colaborar en las tareas eclesiales, en sus parroquias y en sus Diócesis, como fuerza renovadora de la Iglesia

Mariana​: Este constituye el carácter específico de la Asociación y responde al querer de la Santísima Virgen María, en sus apariciones de 1830 a Santa Catalina Labouré. Tiene a María como modelo a seguir en la entrega en el servicio, en la humildad, la sencillez y en el amor a la humanidad.

MISIONERA:  La Asociación está siempre dispuesta a realizar un trabajo misionero en la Iglesia. Prepara y estimula la participación de los jóvenes en las Misiones Populares y el las Misiones Ad Gentes, como profetas y evangelizadores del siglo XXI, siendo portadores del mensaje de salvación, haciéndolos responsables de llevarlo a todos los hombres y mujeres especialmente a jóvenes y niños.

VICENTINA: Se inspira en el carisma de San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, haciendo del Evangelio y del servicio a los pobres, su estilo de vida propio. Se esmera por vivir la unidad con las demás ramas de la Familia Vicentina, en la sencillez, la humildad y la caridad.

LAICAL: El joven laico tendrá un papel protagónico en la Asociación, respondiendo a los compromisos bautismales y al llamado dirigido expresamente a ellos desde sus orígenes.

 

Abrir chat
Powered by