SANTA JUANA ANTHIDE TOURET

Nació en Sancey (Francia) el 27 de noviembre de 1765. Su infancia transcurrió en medio de dificultades debido a la salud muy precaria de su madre que falleció cuando Juana tenía 14 años. A ejemplo de Santa Catalina, tuvo que asumir los deberes del hogar y así se fue formando no solo para el trabajo sino también para hacer frente a los sufrimientos. A los 15 años hizo un voto privado de castidad, lo que muestra que ya se despertaba en ella el germen de la vocación y cuando cumplió 22 años ya decidida a consagrarse a Dios, dudaba entre las Hermanas hospitalarias y las carmelitas, pero en medio de sus dudas conoció a las Hijas de la Caridad y viendo su abnegación en el servicio a los pobres, se sintió atraída hacia esa vocación y pidió la admisión a la Compañía.
El 1º. De noviembre de 1787 re entró al Seminario y en octubre de 1788 fue destinada al Hospital de Landres, donde había hecho su postulantado. Tuvo luego varios destinos y en 1792 regresó a la Casa Madre; allí se encontraba cuando estalló la revolución francesa y dictó el decreto de supresión de todos las Congregaciones religiosas. Obligados por este decreto los Superiores de la Compañía determinaron la dispersión de las Hermanas, las enviaron a sus lugares de origen, sin hábito pero recomendándoles que siguieran clandestinamente el servicio a los pobres según sus posibilidades.
Entre ellas se hallaba Sor Juana que apenas contaba con 6 años de vocación cuando tuvo que sufrir ese éxodo; durante cuatro años trató de vivir su vocación vicentina visitando y ayudando a los pobres y enseñando el catecismo. En 1795 perduraban los horrores de la revolución y la esperanza de que la Compañía volviera a reunirse parecía perdida; solo se pudo restablecer en el año 1800. Entonces Sor Juana pensó unirse a la “Sociedad del retiro cristiano” fundada por el Padre Antonio Silvestre que se dedicaba a la educación de la juventud ,Sor Juana hizo allí una experiencia pero fue negativa, encontró una espiritualidad y un ambiente muy cerrados y no se adaptó.
Aconsejada por un Sacerdote Benedictino sobre su vocación de Hija de la Caridad regresó a Besancon en Francia; allí en 1797 el Vicario General de la Diócesis le pidió que reuniera algunas jóvenes y fundara una casa para la asistencia a los enfermos. Al principio ella se negó, quería conservar su vocación de Hija de la Caridad, pero la autoridad eclesiástica siguió insistiendo y ella por obediencia a la Iglesia, se resignó a dejar la Compañía de las Hijas de la Caridad, para convertirse en Fundadora de un nuevo Instituto con las mismas características y el mismo espíritu de la Compañía. Durante toda su vida consideró a San Vicente de Paul como a su fundador, su protector y su Padre.
Las reglas de su nuevo Instituto fueron hechas en el año 1807, en ellas después de la introducción se dice:” Estas reglas en su mayor parte, las recogemos de los usos y la vida de las Hijas de la Caridad, donde permanecimos mucho tiempo “. En 1807 cuando se reorganizó la Compañía, Sor Juana fue llamada a París para que participara en el capítulo general; ella compareció, pero como ya había fundado su Comunidad se desligó totalmente de la Compañía. Su Instituto fue reconocido por la Iglesia y recibió el nombre de “Hermanas de la Caridad de Besancon”.
El Instituto fue progresando y empezó a fundar casas fuera de Francia; finalmente el 12 de febrero de 1819 fue aprobado por la Santa Sede pero con la condición de cambiar de nombre para evitar cualquier confusión con las Hijas de la Caridad; entonces les dieron el nombre de “Hijas de la Caridad bajo la protección de San Vicente de Paul.” Pero todas esas modificaciones fueron un calvario para la Fundadora porque las autoridad eclesiásticas censuraron esas acciones y Sor Juana cayó en desgracia ; seis meses después en noviembre de 1819 el Arzobispo de Besancon rechazó las reglas que antes había aprobado y prohibió la entrada de ninguna joven en el Instituto. Sor Juana multiplicó sus explicaciones pero todo fue inútil; el 11 de abril de 1823 Sor Juana fue depuesta de su cargo y sustituida por una Superiora provisional.
El Instituto sufrió una división, porque algunas permanecieron fieles a Sor Juana, pero más tarde volvió a la unidad y hoy guarda una gran veneración por su Fundadora reconociendo sus virtudes y la obra que realizó. Al ser depuesta de su cargo Juana viajó a Nápoles donde falleció el 24 de agosto de 1826, sus despojos mortales reposan en la Iglesia “Regina Coeli” de la ciudad. El 14 de enero de 1934 el Santo Padre Pío XI la proclamó Santa.
El Instituto fue creciendo y extendiéndose; según las últimas estadísticas son más de 8.000 trabajando en 17 países diferentes tiene 800 casas distribuidas en 8 Provincias y en todas se mantiene el espíritu vicenciano que es el servicio de Cristo en los pobres y gran veneración por San Vicente.
En recuerdo de la que fue una buena Hija de la Caridad y que mantuvo lazos de amistad con las Hijas de la Caridad , las dos Comunidades han permanecido fraternalmente muy unidas. Con ocasión de los 50 años de la canonización de Santa Luisa y de Santa Juana, porque ambas fueron canonizadas en el mismo año, la una en enero y la otra en marzo, las dos comunidades se unieron para festejar juntas en la catedral de Turín el 11 de noviembre de 1984, ese aniversario.
En la homilía el Vicario Episcopal recordó el itinerario de las dos Fundadoras y afirmó que esa celebración era como la recapitulación de los gestos de fraternidad que las dos Comunidades habían mantenido para el gozo y provecho de los pobres. Esa es la razón por la cual, cuando se habla de santos y Beatos de la Familia Vicentina, se la nombra también a ella.

Síguenos en nuestras redes:

Calendario Santos

Eventos

abril 2019
lunes martes miércoles jueves viernes sábado domingo
abril 1, 2019 abril 2, 2019 abril 3, 2019 abril 4, 2019 abril 5, 2019 abril 6, 2019 abril 7, 2019
abril 8, 2019 abril 9, 2019 abril 10, 2019 abril 11, 2019 abril 12, 2019 abril 13, 2019 abril 14, 2019
abril 15, 2019 abril 16, 2019 abril 17, 2019 abril 18, 2019 abril 19, 2019 abril 20, 2019 abril 21, 2019
abril 22, 2019 abril 23, 2019 abril 24, 2019 abril 25, 2019 abril 26, 2019 abril 27, 2019 abril 28, 2019
abril 29, 2019 abril 30, 2019 mayo 1, 2019 mayo 2, 2019 mayo 3, 2019 mayo 4, 2019 mayo 5, 2019

INFORMACIÓN DE CONTACTO

Capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
 Av. Roosevelt No. 29 – 71
 + (572) 556 66 69
 (572) 556 66 71
 E-Mail : comunicaciones@hijasdelacaridadcali.org.co
Cali, Valle, Colombia, Sur América

Polítcas y privacidad

Correo corporativo

Hijas de la Caridad en redes: